Indefinida en el nuevo modelo, enseñanza de la cultura de prevención de la salud

*A pesar de que México enfrenta el crecimiento exponencial de enfermedades crónico degenerativas, como diabetes y obesidad, al ser la nación con la tasa más elevada.

jornada.unam.mx

A pesar de que México enfrenta el crecimiento exponencial de enfermedades crónico degenerativas, como diabetes y obesidad, al ser la nación con la tasa más elevada de sobrepeso infantil –casi cuatro de cada 10 personas de 12 a 19 años enfrentan sobrepeso u obesidad, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016–, el nuevo modelo educativo no considera acciones específicas para formar a los niños y adolescentes en la cultura de la prevención de la salud.

La propuesta plantea promover en segundo grado de secundaria el cuidado de la salud a partir de actividades físicas y expresivas. En tercer grado de ese nivel propone a los alumnos conocer, aceptar y cuidar su cuerpo. Asegura que al concluir el bachillerato los alumnos mexicanos podrán asumir el compromiso de mantener su cuerpo sano, tanto en lo que toca a su salud física como mental.

En el documento denominado Los fines de la educación, la Secretaría de Educación Pública (SEP) señala que todo egresado de la educación obligatoria (preescolar, primaria, secundaria y bachillerato) formado con el nuevo modelo, deberá saber cuidar de su salud física y mental.

Para ello, en el apartado de Atención al Cuerpo y la Salud señala que los egresados de prescolar podrán identificar sus rasgos y cualidades físicas y reconocer los de otros. Realizar actividades físicas a partir del juego motor y saber que es buena para la salud.

Al concluir los seis grados de primaria, el alumno, indica la SEP, reconoce su cuerpo. Resuelve retos y desafíos mediante el uso creativo de sus habilidades corporales. Toma decisiones informadas sobre su higiene y alimentación. Participa en situaciones de juego y actividad física, procurando la convivencia sana y pacífica.

Una vez concluida la secundaria, el egresado, asegura el documento elaborado por la dependencia federal, activa sus habilidades corporales y las adapta a distintas situaciones que se afrontan en el juego y el deporte escolar. Adopta un enfoque preventivo al identificar las ventajas de cuidar su cuerpo, tener una alimentación correcta y practicar actividad física con regularidad.

Sin embargo, no determina qué acciones específicas y contenidos serán dedicados a formar una cultura preventiva en salud. En la Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria 2016, la SEP sólo señala que entre los tres componentes de educación básica se incluyen desarrollo corporal y salud, divida en tres ejes: corporeidad, motricidad y creatividad.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) propuso en 2016 una nueva estrategia en la que destaca la necesidad de fortalecer en el aula los vínculos entre salud, educación e igualdad de género, a fin de que la escuela tenga un rol más importante en la promoción de los temas emergentes para el cuidado sanitario y la práctica de estilos de vida sanos.

Bitnami